Manizales, un paraíso para el avistamiento de aves

Foto portada: Andigena nigrirostris – Black billed mountain toucan –  Terlaque pechiazul.JPG cortesía Aguas de Manizales

Arriba Glaucidium jardinii

Colombia es el país con mayor diversidad de aves en el mundo. En la actualidad se tienen identificadas 1.876 especies, de las cuales se calcula que en Manizales habitan 813 registradas. (Costa Rica que es uno de los países con más desarrollo en este producto turístico, cuenta con 877 especies de aves en todo su territorio).

Manizales es un paraíso para las aves, ya que posee una importante red de ecoparques en la zona urbana. Confluyen en su territorio los ecosistemas de páramo, bosque de niebla, bosque húmedo tropical y zona cafetera; tiene altitudes que van desde los 800 metros sobre el nivel del mar, hasta los 3800. y además esta ubicada en el corazón de Colombia, punto de paso obligado para muchas especies de aves migratorias.

Estas características convierten a la ciudad en un paraíso para disfrutar de una actividad turística que cada vez tiene mas adeptos en el mundo: el avistamiento de aves. Se trata de un producto novesodo y para  el cual la región cuenta con todos los requerimientos que el tipo de visitantes que practica este hobby, pueda disfrutar de una magnífica estadía.

Trabajo conjunto

La consolidación del avistamiento de aves, como producto turístico de relevancia en Manizales, se esta logrando gracias al trabajo conjunto  de la empresa Aguas de Manizales, el Instituto de Cultura y Turismo de la Alcaldía de Manizales, de Cotelco Capítulo Caldas, Corpocaldas y las agencias, operadoras de turismo, guías de turismo especializadas que trabajan constantemente por fortalecer el sector.

En Río Blanco reinan las aves

Uno de los lugares que cuenta con mayor diversidad de aves en Manizales es la Reserva Forestal Protectora Río Blanco, con una extensión de 4.333 héctareas y ubicada en la vertiente occidental de la cordillera central a dos kilómetros de la zona urbana de la ciudad, cubre la porción derecha y superior de la cuenca del río Chinchiná.

La caracterización de aves de Río Blanco se inició en 1986, cuando un postulante al título de medico veterinario y zootecnista, Daniel Uribe Restrepo, realizó un primer inventario en el cual recopilo un censo de 175 especies. Mas tarde, la Universidad de Caldas, continuó con la investigación 205 especies de aves y desde entonces la empresa Aguas de Manizales, encargada del manejo, cuidado y sostenimiento de la Reserva, actualiza permanentemente el censo en el territorio, contando actualmente con 362 especies.

Múltiples cantos y colores

Entre las aves de Río Blanco hay 30 especies migratorias, 30 aves rapaces entre diurnas y nocturnas, 13 especies con alguna amenaza de extinción y 14 especies entre endémicas y casi endémicas, es decir, aquellas que sólo pueden avistarse en la zona.

Entre las especies más numerosas que se pueden observar en la reserva están: la mirla patiamarilla (Turdus fuscater o Great thrush) el piscuís (Synallaxis azarae o Azara´s spinetail), el copéton (Zonotrichia capensis o Rufos-collared sparrow), y el cucarachero pechigris (Henicrodhia leucophryo o Gray breasted-wood-wren).

Otro grupo lo constituyen las especies migratorías, entre las que se pueden mencionar el gavilán aliancho (Buteo platypterus), el gavilán de swainson (Buteo swainsoni), el gavilán tijereta (Elanoides forficatus) y el aguililla de Misissipi (Ictinia mississippiensis) las cuales pasan en cantidades de cientos a miles por la reserva de Río Blanco durante el último fin de semana del mes de octubre.

Las endémicas y las que tienen algún grado de extinción, son de gran importancia para los más expertos. Entre ellas se encuentran la cotorra montañera, (Hapalopsittaca amazonina velezii) el tororoi de Miller (Grallaria milleri), el tucán o terlaque pechiazul (Andigena nigrirostris) y la perdiz colorada (Odontophorus hyperthyrus).

Scroll to Top