Una mirada por las subregiones del departamento, nos permite apreciar en toda su magnificencia sus valores naturales. Su situación geográfica en el centro occidente del país entre las cordilleras occidental y central y los valles de los ríos Cauca y Magdalena donde se sitúan 27 municipios, espacios llenos de vida y de esperanza que hacen de Caldas un departamento de contrastes biodiversos. Y lo más importante, habitado por gentes creativas, solidarias y laboriosas.

Centro-Sur

Una de las seis subregiones que conforman el departamento de Caldas es la reconocida como centro-sur, que por la ubicación en ella de la capital Manizales, es el centro de la institucionalidad y de los principales servicios. La componen además los municipios de Chinchiná, Neira, Palestina y Villamaría, y un gran número de veredas y corregimientos que aportan riqueza humana, económica y biodiversidad al desarrollo sostenible de Colombia.

La subregión limita al sur con los municipios del departamento de Risaralda, Santa Rosa de Cabal, Marsella y Pereira; al sureste y occidente con Murillo, Villahermosa, Casabianca, Herveo en el departamento del Tolima, y con Marulanda de la subregión del Oriente de Caldas; al norte con la subregión Norte, Aranzazu, Filadelfia y Quinchía en Risaralda y al occidente con Risaralda y Anserma del Bajo Occidente.

TIERRA DE MONTAÑAS

Es una zona de escenarios paisajísticos caracterizados por altas montañas, valles y profusión de ríos que proveen de agua a la población urbana y rural. El mejor lugar para albergar dos íconos ecosistémicos, sustento de proyectos turísticos, agrícolas y empresariales: el Parque Nacional Natural de los Nevados y una extensión significativa del Paisaje Cultural Cafetero, declarado por la Unesco como patrimonio de la humanidad.

El turismo es un importante renglón que cada vez crece más en la región en consideración a la calidad de sus gentes, al paisaje cafetero, a su relieve, el más montañoso del país, a los bosques biodiversos de niebla, a su arquitectura, a su riqueza cultural y artística.

CAFÉ Y ECONOMÍA

El café como actividad agrícola de gran impacto y productos como papa, frutas, plátano, leguminosas, hortalizas y otras, son posibles gracias a la bondad de los pisos térmicos que caracterizan la región centro-sur de Caldas: desde temperaturas bajo cero hasta climas cálidos.

Otras actividades económicas de menor escala complementan la base de la economía, tales como especies maderables, minas (oro, plata, plomo, zinc, hierro, caliza, cobre y antimonio) y ganadería.

RÍOS Y BOSQUES

Ríos y quebradas son base fundamental no solo del progreso de la subregión sino de los atractivos más especiales, entre ellos el río Cauca que pasa por el costado oeste y la divide de la subregión del Bajo Occidente; el río Chinchiná, que divide a Palestina, Chinchiná y Villamaría del municipio de Manizales; el Guacaica; Tareas; Gualí; Blanco; entre otros.

Es de destacar el grandioso contenido paisajístico de bosques de niebla biodiversos provenientes de la subcuenca del Río Claro, con sus terrazas de depósitos  vulcanogénicos heredados de la dramática fase explosiva del nevado del Ruiz, una de las mayores alturas de Colombia.

RUTA DEL CÓNDOR

Desde el municipio de Villamaría se puede acceder a la ruta del cóndor, nombre que hace honor a la magistral ave que puede avistarse en su recorrido. La ruta es un proyecto comunitario que busca integrar las comunidades de la cuenca del Río Claro y la quebrada San Julián, en el municipio de Villamaría. En el recorrido se encuentran cascadas y paisajes llenos de montañas y de historia. Ofrece dos alternativas: la primera recorre las veredas cafeteras y la segunda busca el avistamiento del cóndor de Los Andes en su zona más fría.

PAISAJE CULTURAL CAFETERO

Otra oferta turística muy atractiva para los visitantes a la región Centro-Sur de Caldas es el recorrido por el Paisaje Cultural Cafetero el cual genera una dinámica turística llamativa con las diferentes festividades, parques, riqueza gastronómica y fincas cafeteras. Incluye los municipios de Manizales, Chinchiná y Palestina y sus áreas rurales donde se puede apreciar la hermosa arquitectura, costumbres de los campesinos y cultivo, beneficio y transformación del café así como los productos agrícolas alternativos que crecen a su alrededor. Muy importante descubrir la variedad de aves y plantas y disfrutar del aroma y sabor del suave café colombiano.

Las haciendas cafeteras, algunas construidas con un estilo arquitectónico de la colonización antioqueña, son viviendas integradas a la naturaleza que las rodea con amplios corredores, puertas y ventanas en madera de cedro y nogal y patios adornados con flores.

ARTE Y CULTURA

El potencial cultural de la subregión se manifiesta a través de múltiples expresiones artísticas que la convierten en un patrimonio de inigualables cualidades humanas y estéticas. Muchos cultores de la música, el teatro, las artes plásticas, el diseño, son reconocidos a nivel local, nacional y también internacional. Las festividades populares tienen un gran arraigo entre los habitantes y los visitantes que profusamente participan año tras año de celebraciones como: Carnavales de Chinchiná, Feria de Manizales, Fiesta Nacional del Corcho en Neira, Fiestas del Recuerdo en Palestina y Feria Nacional de la Horticultura en Villamaría.

MANIZALES

Capital del Departamento de Caldas, ciudad con 435.000 habitantes aproximadamente, de características singulares comenzando por su ubicación geográfica en el filo de la Cordillera Central, hacia cuyas pendientes, únicas en una población urbana colombiana, se ubica la ciudad. Paisajes majestuosos en sus 360 grados. Un clima seductor, en cualquier momento invadida por la niebla, horas después iluminada por los rayos brillantes del sol. Un centro histórico de arquitectura republicana, declarado Monumento Nacional de Colombia, incluida su Catedral de 106 metros de altura construida en hormigón armado. Reservas con diversidad de ecosistemas, donde se reafirma la vocación natural y cultural de la ciudad.

Y por supuesto el Recinto del Pensamiento, un hermoso y fascinante parque con variedad de plantas y aves, especialmente orquídeas, colibríes y mariposas, ubicado en una hermosa colina con vista a los picos de las montañas.

BAJO OCCIDENTE

Espléndidos paisajes y relieves diversos conforman la subregión del bajo occidente de Caldas, gracias a su ubicación geográfica en la confluencia del cañón del río Cauca y el valle del Río Risaralda, los cuales desembocan en estos territorios, donde se asientan los municipios de Anserma, Belalcázar, Viterbo, San José y Risaralda.

“Valle anchuroso de Risaralda, valle lindo y macho que se va regando entre dos cordilleras como una mancha de tinta verde. Llanura de dulce nombre que de tan serlo se deslíe en los labios como un confite de infancia” Así describió al Valle de Risaralda el escritor Bernardo Arias Trujillo, tema de su insigne novela “Risaralda”.

Y agrega el historiador Octavio Hernández Jiménez: “Las dos cordilleras de que habla el novelista no son, estrictamente hablando, la cordillera occidental y la central sino la Cuchilla de Apía y la Cuchilla de Belalcázar o Cuchilla de los Pueblos, o Cuchilla de Todos los Santos, pues se inicia en San Clemente, más arriba de Anserma llamada Santa Ana de los Caballeros, sigue por Risaralda, viejo San Joaquín, prosigue por la vieja Santa Ana en donde ubicó la fundación de Anserma, luego San José, el desaparecido San Gerardo, San Isidro y Belalcázar antiguamente llamado La Soledad”

EL OCCIDENTE PRÓSPERO

Esta subregión, que en los últimos tiempos ha asumido la connotación de occidente próspero, también está incluida en el denominado Paisaje Cultural Cafetero. Limita al este con los municipios de Neira, Palestina, Manizales y Chinchiná, al norte con Quinchía y Guática, al oeste con Belén de Umbría, Apía y Santuario, y al sur con La Virginia y Marsella, todos estos pertenecientes al departamento de Risaralda.

El Río Risaralda, un polo de desarrollo turístico y económico de inmensas posibilidades para la región, cruza por 13 municipios de Caldas y Risaralda. Caracterizado porque hace su recorrido al revés, de norte a sur, desemboca en el río Cauca en el municipio risaraldense de La Virginia.

RUTA AMARANTA

En el bajo occidente es normal encontrar en cualquier curva del camino miradores y balcones donde la mirada se pierde en los maravillosos paisajes que se divisan en toda la extensión del territorio.

Sus habitantes han diseñado la denominada ruta Amaranta, que evoca con su sonoro nombre a una mujer dulce hospitalaria y mágica asociada a la obra de Gabo, Cien Años de Soledad. La región ofrece gran diversidad natural, deportes de aventura, arquitectura típica de la colonización, gastronomía tradicional, historia.

La ruta ofrece a sus visitantes experiencias que resaltan la riqueza natural de la subregión: Monumento a Cristo Rey en Belálcazar, Túnel de los Samanes en Viterbo, historia y paisajes cafeteros en Anserma, coloridos balcones en Risaralda, mitos y leyendas en San José.

Alto Occidente

La subregión Alto Occidente se localiza en el extremo noroccidental del departamento de Caldas. Atravesada de sur a norte por el río Cauca, la conforman los municipios de Filadelfia, La Merced, Marmato, Riosucio y Supía.

La subregión sobresale porque congrega la mayoría de población indígena y afro descendiente del departamento, escenario que la convierte en un área de diversidad cultural de inmensa riqueza patrimonial.

También se caracteriza por la explotación minera en el municipio de Marmato, primer productor de oro de filón en Colombia, cuya área urbana se asienta en el cerro con calles estrechas en piedra recorridas a diario por arrieros de mulas. Es conocido como el “Pesebre de oro de Colombia” porque observado desde la carretera que lleva hasta su calle principal semeja un pesebre cuyas casas se agarran contra el cerro.

ATRACTIVOS NATURALES

Otros atractivos distribuidos a lo largo y ancho de la subregión Alto Occidente son senderismo, avistamiento de aves, paisajes, deportes de aventura, atractivos que la presentan como un territorio de alto potencial para el desarrollo del turismo. Tal es el caso de Filadelfia con el denominado Balcón de los Bellos Paisajes ubicado en el corregimiento Samaria, el Bosque de las Ánimas y las Tinieblas, el Bosque Pintado y el Pescaderos, el Bosque Los Velásquez y el Cerro Bocache. El municipio de La Merced con el Alto del Tambor, el cañón de Las Despensas y el Río Cauca. El municipio de Riosucio con el cerro de Ingrumá, objeto de peregrinaciones religiosas durante todo el año, el petroglifo de la Piedra Helada y el Pueblo Viejo con trazado urbanístico en laberinto. El municipio de Supía con El Cerro Tacó y el Bosque Viringo.

Oriente y Magdalena Caldense

La magia de los atributos de las subregiones del oriente y del magdalena caldense, se cristaliza en un patrimonio natural y cultural representado en fauna, flora, agua, arquitectura, tradiciones.

Hacen parte de estas subregiones los municipios de Marulanda, Manzanares, Marquetalia, Pensilvania en el oriente y Samaná, Norcasia, La Dorada, Victoria en El Magdalena, los cuales con sus corregimientos ofrecen atractivos privilegiados que han sido entregados en su mayoría a asociaciones comunitarias para su conservación.

La subregión alto oriente posee un inmenso patrimonio de flora y la fauna, donde es posible vivir experiencias inolvidables en un recorrido de senderos rodeados de exuberante naturaleza. Cascadas de inigualable belleza son un lugar común.

Así mismo son típicos sus rincones llenos de historia y tradiciones. Miles de ovejas que se encuentran dispersas por toda la geografía de Marulanda, proveen una Cooperativa lanera que produce famosas ruanas y cobijas, un sitio en donde se conservan saberes y maquinaria del siglo XIX, producción artesanal en manos de hombres y mujeres laboriosos.

ALTO ORIENTE

La subregión alto oriente posee un inmenso patrimonio de flora y la fauna, donde es posible vivir experiencias inolvidables en un recorrido de senderos rodeados de exuberante naturaleza. Cascadas de inigualable belleza son un lugar común.

Así mismo son típicos sus rincones llenos de historia y tradiciones. Miles de ovejas que se encuentran dispersas por toda la geografía de Marulanda, proveen una Cooperativa lanera que produce famosas ruanas y cobijas, un sitio en donde se conservan saberes y maquinaria del siglo XIX, producción artesanal en manos de hombres y mujeres laboriosos.

MAGDALENA

La situación geográfica del Magdalena caldense, entre el piedemonte Oriental de la Cordillera Central y el valle interandino del Río Magdalena, permite una gran riqueza hídrica.  El río Magdalena, pasa por su costado de sur a norte, además es recorrida por los ríos Samaná, La Miel y Guarinó que desembocan en el Magdalena y otros pequeños como el Purnio, Manso, Poncana y Doña Juana entre otros.

Sobre el río La Miel se ubica la presa Pantágoras, catalogada como la segunda más alta del mundo punto de partida para la creación del embalse Amaní, otro importante atractivo turístico de la zona.

Estos valores ecológicos y paisajísticos se enriquecen con climas cálidos y templados, gracias a la presencia de cuchillas y cerros o lomas, y los valles de los grandes ríos que lo circundan.

LAGUNA DE SAN DIEGO

Es de resaltar como punto estratégico para el disfrute de propios y extraños, la laguna de San Diego, paradisíaco espejo de agua que yace al pie de un cerro volcánico, Mar de San Diego, ubicada en el municipio de Samaná. Cerca de su rivera se encuentra el actual cono volcánico conocido localmente como el Morro de San Diego. El diámetro del cráter es de 3 km, contado desde las cimas de las montañas circundantes a la laguna, con presencia de aguas termales.

SELVA DE FLORENCIA

Con una extensión de 10 mil hectáreas, donde el ¨verde se vuelve agua¨. Ubicado en el Cordillera Central entre Samaná y Pensilvania. Se caracteriza por ecosistemas con elementos biológicos andinos de selva húmeda tropical y riqueza hídrica que alimenta los ríos La Miel y Samaná Sur, afluentes del Río Magdalena.

La importancia estratégica del bosque en el PNN Selva de Florencia no solo radica en la regulación hídrica y el control de sedimentos, sino también en la enorme riqueza en especies de fauna y flora, pues protege importantes especies como el Tití gris, la Guagua venada, la Pava negra entre otros. Se destaca porque alberga una importante poblacion de anfibios.

Abundan especies de árboles como el nogal, balso, yarumo, chingalé (chigaté), carbonero, cedro, comino, carate, gallinazo, espadero, melcocho, corcho, chupo, danto, candelo, morrocoto, sande, caraño, canturrón, chicalá, guacamayo, arrayán, caucho, llovizno, caracolí, ceiba, ibarco, igué y guayacán.

En el 2015 se descubrió en el Parque Nacional Natural Selva de Florencia el Volcán El Escondido, el cual se dice parece un volcán monogenético o sea que hacen erupción durante una o dos décadas pero no vuelve a tener actividad volcánica. Las dataciones que se han hecho de erupción y los clastos que se han recogido son de 30 mil años.

LA MIEL 1

En Norcasia se localiza el megaproyecto de la Central Hidroeléctrica La Miel 1; con su presa Pantágoras de180 metros de altura, se convirtió en la segunda más alta del mundo hecha en concreto compactado con rodillo y, además, aumentó en 396 megavatios la capacidad de producir energía de Colombia.

INTEGRACIÓN REGIONAL

La Corporación para el Desarrrollo de Caldas, lidera el Proyecto de Planificación, Implementación y Consolidación del Producto Turístico del Oriente y Magdalena Caldense, un convenio ISAGEN y el acompañamiento de la Gobernación de Caldas – Secretaría de Desarrollo, Empleo e Innovación. Se desarrolla en los 8 municipios que conforman las subregiones y tiene como objetivo principal posicionar la subregión como destino turístico de naturaleza mediante políticas públicas que integren sus intereses.

Subregión Norte de Caldas

Es una subregión donde predominan atractivos naturales e históricos, constituida por los municipios de Salamina, Aguadas, Pácora y Aranzazu e integrada al Paisaje Cultural Caferero,

Denominada en tiempos pretéritos Provincia de Santiago de Arma, limita al norte con el departamento de Antioquia, al sur con la Provincia del Ruiz, al oriente con la Provincia de Bajo Caldas y al occidente con la Provincia de Riosucio- Supía. El río Cauca pasa por su costado oeste y posee otros cuerpos de agua interiores como los ríos Arma, Pácora y Pozo.

RUTA DE LA COLONIZACIÓN ANTIOQUEÑA

Los indios Pozos, Armas y Paucuras, de la familia Quimbaya, fueron los primitivos pobladores que encontró en la región el Mariscal Jorge Robledo en tiempo de la conquista española.

Sebastián de Belalcázar, su comandante en jefe, había ordenado fundar una villa a modo de fuerte militar con el nombre de Santiago de Arma en 1542, cincuenta años después del descubrimiento de América. Es el origen de la ruta escogida para la masiva llegada de los colonizadores antioqueños en 1814.

De Salamina salieron los fundadores de municipios como: Filadelfia, Neira, Santa Rosa de Cabal, Manizales, Aranzazu, Pensilvania, La Merced, Marulanda, San Félix y entre otros Salamina es denominada ciudad madre de los pueblos, ya que fue un punto clave por el cual se desarrolló con efectividad la colonización antioqueña.

Estas circunstancias históricas y geográficas hacen del territorio del norte de Caldas un polo de desarrollo donde se localizan con mayor pertenencia testimonios de la identidad de nuestro pueblo, en un privilegiado entorno de paisajes, arquitectura, folclor y saberes ancestrales.

PUEBLOS PATRIMONALES

Los municipios de Aguadas, y Salamina hacen parte de la red de pueblos patrimonio de Colombia dados sus valores materiales e inmateriales representados en usos, expresiones, conocimientos y técnicas transmitidas de generación en generación.

Patriarcas antioqueños de ascendencia española, dejaron en Aguadas un legado de centro histórico alrededor de la plaza de Bolívar, con fachadas y balcones de estilo colonial y donde el monumento central es la iglesia de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción.

Conocida como la “ciudad de las brumas”, Aguadas es la capital del sombrero, del pionono, del pasillo, la tierra del “Putas de Aguadas”. Exhibe con orgullo una de las artesanías insignia de Colombia: El Sombrero Aguadeño, tejido a mano en paja toquilla o iraca. Su elaboración se remonta a más de 150 años cuando el ecuatoriano Juan Crisóstomo Flores, llevó un sombrero hacia 1860, lo desbarató y enseñó al pueblo a tejer esta pieza. Los primeros artesanos fueron sólo hombres, con el tiempo las mujeres del pueblo se sumaron a esta tradición artesanal.

Por su parte Salamina denominada ‘Ciudad de la Luz’, además de ser declarada patrimonio nacional, también recibió el reconocimiento como patrimonio universal de la humanidad por la UNESCO.

Pácora posee La Matraca, un instrumento de percusión compuesto por una caja de madera con perforación en las caras chapetonas móviles de metal, que al movimiento desde la barra superior da rasonancia. Hace parte de sus tradiciones ya que un ejemplar de grandes dimensiones fue traída por los españoles a Arma Viejo y trasladada a Pácora en 1831 y por ello los pacoreños son llamados “Matracas”.

Aranzazu, llamado Faro del Norte, fue reconocido como el municipio fiquero por excelencia en Caldas. El fique fibra natural del que se extrae la cabuya utilizada en diferentes técnicas artesanales para hacer tapetes, alpargatas, costales, canastos, bolsos, etc.

VALLE DE SAMARIA

«El mejor lugar donde las palmas besan el cielo» se encuentra ubicado en el corregimiento de San Félix, municipio de Salamina. Considerado una postal natural puesto que es escenario donde crece la palma de cera, el árbol nacional de Colombia. Cuenta con 12 nichos naturales y 4 miradores de 360° que permiten observar las más hermosas aves de la región y la biodiversidad del clima frío.

La palma de cera, estudiada por Alexander von Humboldt en 1801, es la más alta del mundo, puede llegar a medir hasta 70 metros. Su tronco produce una cera especial que antiguamente era usada para elaborar velas. Es una especie protegida en peligro de extinción que vive más de cien años y habitat para muchas formas de vida, entre ellas el loro orejiamarillo, especie protegida endémica de Colombia

 

 

 

Scroll to Top