En el Día Mundial del Medio Ambiente exploramos la riqueza natural de Caldas

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, con la finalidad de sensibilizar a la población mundial acerca de la importancia de cuidar nuestros ecosistemas y fomentar el respeto al medio ambiente.

Datos de biodiversidad de Caldas

— 7.888 Kilómetros cuadrados.
— 22% bosque.
— 76% de sistemas productivos.
— 9 cuencas hidrográficas: 3 en la vertiente del Río Magdalena y 6 en la del río Cauca.
— 6 ecorregiones y ecosistemas de bosques: andinos, bosques de niebla y bosques secos  y bosques húmedos tropicales.

Caldas se encuentra en el centro occidente de Colombia. Sus límites se extienden entre las dos principales ríos del país: Río Magdalena y Río Cauca, incluyendo ambas vertientes de la cordillera central y la vertiente oriental de la cordillera occidental. El departamento representa el 0.7% del territorio nacional, situado estratégicamente en el cinturón de mayor biodiversidad de los Andes, entre los 170 m.s.n.m. en el oriente caldense hasta los 5400 m.s.n.m. en el Nevado del Ruíz.

La ubicación geográfica de Caldas permite una gran diversidad paisajística ya que se encuentra en el centro occidente del país, entre las cordilleras Occidental y Central y los valles de los ríos Cauca y Magdalena. Los 27 municipios, divididos por afinidad en seis subregiones, tienen una amplia gama de oportunidades para vivir experiencias diferentes y disfrutar de la naturaleza.

Con variados climas que van desde los cálidos, pasando por templados hasta fríos y de páramo, grandes pendientes, profundos cañones, planos valles y ecosistemas con influencias andinas, amazónicas y pacíficas, convierten a la región en un territorio de contrastes. En tan sólo 4 horas de recorrido en vehículo por la vía Panamericana, los visitantes pueden pasar de los 5.200 metros sobre el nivel del mar en el Parque Nacional Natural Los Nevados, hasta los 190 metros sobre el nivel del mar a orillas del Río Magdalena en el municipio de La Dorada.

La biodiversidad andina tiene un gran exponente en los ecosistemas caldenses. En este territorio se encuentran diversas expresiones biológicas y culturales que enriquecen el paisaje, la agrología y la biogenética mundial. La variedad y gran concentración en especies de flora y fauna convierten la región en un banco genético para la farmacología, la química, la cosmética y los alimentos, entre otros sectores.

El departamento es eminentemente una región cafetera, pues al año reporta la Federación Nacional de Cafeteros unas 77.500 hectáreas de café sembradas en zona de montaña. Por sus características, el departamento se ha denominado como Paisaje Cultural Cafetero, declarado por la Unesco, donde confluyen elementos geográficos, económicos, culturales y sociales de una comunidad que vive de la caficultura en zonas de ladera.

Montañas llenas de vida

Los paisajes andinos se encuentran por encima de los 1.200 metros sobre el nivel del mar. Se trata de bosques tropicales y nubosos sobre las montañas de las cordilleras.

Allí pueden observarse decenas de especies de árboles, orquídeas y bromelias, que se encargan de cosechar diminutas gotas de agua que forman la neblina y escurren por las plantas, incrementando el caudal de los ríos que nacen en los ecosistemas de páramo de los bosques altoandinos.

Árboles como encenillo, sietecueros, cedro, roble y aliso, acompañados por arbustos y helechos arbóreos, hacen que los colores y texturas de los paisajes sean variados.

En los bosques andinos se encuentra una gran biodiversidad en donde se destacan especies de animales como ranas, insectos, mamíferos y aves, por lo que las actividades ecoturísticas se centran en el avistamiento del paisaje y la fauna; el senderismo con diferentes grados de dificultad, o el reconocimiento de actividades campesinas como la caficultura, ovinocultura y la ganadería. Estos paisajes predominan en las subregiones centrosur, norte, oriente y occidente de Caldas.

Mosaico con influencia amazónica

En la cuenca del río Magdalena, en los municipios de La Dorada, Victoria, Norcasia y Samaná, existe una gran riqueza natural con ecosistemas y paisajes diversos que confluyen en un mosaico único y con gran valor que tiene influencia de los paisajes amazónicos.

La cuenca, además, cuenta con condiciones ambientales excepcionales, en las que se destaca un sistema hídrico sólido y abundante con las cuencas de los ríos Samaná, La Miel, Guarinó y Purnio, la Laguna de San Diego y la Charca de Gurinocito, entre muchas otras.

Las actividades ecoturísticas que ofrece esta zona son la pesca deportiva, el balsaje por el río La Miel, el recorrido por el embalse Amaní que surte a la hidroeléctrica Miel I, los deportes de aventura, las visitas a explotaciones ganaderas y de búfalos, con múltiples opciones y servicios para los visitantes.

El majestuoso cañón del Cauca

Los paisajes de la cuenca media del río Cauca en las subregiones del alto y bajo occidente de Caldas, tienen características especiales por lo escarpado de las montañas que lo rodean y su confluencia con el valle del Río Risaralda.

Esta región se asocia a paisajes de ecosistemas secos tropicales, con coberturas vegetales boscosas, donde habitan árboles, insectos, aves y mamíferos en su mayoría endémicos, es decir, propios de éstas regiones, que se adaptan a las temporadas secas, modificando sus características físicas en estas épocas. Esto demuestra su importancia en la naturaleza y sus aportes a la retención de suelos, captura de carbono y regulación hídrica.

En el Cañón del Cauca habitan grupos indígenas y de la cultura Embera Chamí, quienes producen alimentos para su sustento en pequeñas parcelas. Allí también se realizan actividades ganaderas, agrícolas y de minería artesanal, además de producción panelera, cestería artesanal y gastronomía típica. Los turistas disfrutan del avistamiento del paisaje y de las visitas a comunidades indígenas y de actividades de aventura como el parapentismo y el rafting.

Distritos de Manejo Integrado

Los Distritos de Manejo Integrado de los recursos naturales renovables, hacen parte de las áreas protegidas y son definidos como espacios geográficos en los que los paisajes y ecosistemas mantienen su composición y función, aunque sus estructuras hayan sido modificadas y estén al alcance del hombre.

En Caldas existen tres Distritos de Manejo Integrado. Uno de ellos es la Charca de Guarinocito en La Dorada que tiene 78 hectáreas que comprende una antigua madrevieja abandonada del Río Magdalena. Conserva un ecosistema de humedales donde se reproducen peces que dan soporte económico a los pobladores.

En La Charca de Guarinocito la población de la zona y los turistas desarrollan actividades como la pesca artesanal, el camping y el avistamiento de flora y fauna .

Otros distritos en el oriente de Caldas son la Laguna de San Diego, en Samaná, un espejo de agua con 757 hectáreas y el Distrito de Manejo Cuchilla de Bellavista, en el municipio de Victoria, que ostenta 1.302 hectáreas de bosques templados donde se conservan especies en vías de extinción como el mono tití gris.  Aunque el ecoturismo aún no tiene gran desarrollo, los visitantes tienen la oportunidad de recorrer y avistar flora y fauna con el acompañamiento de campesinos de la localidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top