Hotel Termales del Ruiz, la cercanía al cielo

A 3.511 metros de altura, en medio de bosques húmedos alto-andinos que rodean las piscinas de aguas termales del Hotel Termales del Ruiz, las más cercanas al volcán Nevado de Ruiz. A 36 kilómetros de Manizales y 12 del complejo volcánico. Por su ubicación se abre a un panorama natural inigualable con un inventario de alrededor 97 especies de aves, una de ellas, el colibrí, al alcance de la mano. Un lugar perfecto para entender nuestra antigua relación con las aguas minero-medicinales.

Las aguas de termales del Ruiz fueron utilizadas por los colonos hace más de un siglo en lagunas improvisadas por campesinos.  Pensaban que el agua provenía de un cráter o de un pueblo indígena. Su fuente fue encontrada aproximadamente en el año 1845 por Don José Joaquín Arango Restrepo. El Hotel Termales del Ruiz es el sitio mas antiguo de la región para disfrutar de las aguas termales; fue inaugurado, formalmente, el viernes 28 de diciembre de 1951, durante las festividades del Centenario de Manizales.

En sus inicios en 1955 el Nevado del Ruiz contaba con una pista de esquí y telesillas que atraían a turistas de todo el mundo. Estas actividades recreativas y deportivas dinamizaron la actividad económica del hotel con la realización del primer campeonato suramericano de esquí.

En el lugar se han descubierto 2 de los 7 grupos de aguas termales existentes: aguas radioactivas y aguas sulfuradas. Las aguas radioactivas se utilizan principalmente en reumatología, afecciones respiratorias crónicas y ciertos  trastornos psiquiátricos como ansiedad, estado de ánimo y sueño. Las aguas sulfuradas tienen su principal indicación en determinados procesos reumáticos, dermatológicos y respiratorios crónicos.

En este hotel no solo las propiedades medicinales de sus aguas termales salen a relucir. También se tiene el privilegio de gozar con su exuberante naturaleza para un descanso completo y reparador. Gracias a su cercanía con la zona volcánica, sus aguas termales azufradas son catalogadas como hipertermales y sulfuradas con propiedades curativas que, según los administradores del Hotel, ayudan a combatir problemas respiratorios, circulatorios y nerviosos y, además, favorecen la regeneración y cicatrización de la piel.

El hotel ofrece alojamiento en 22 habitaciones desde donde se disfruta comódamente del contacto con la naturaleza. Piscina termal, restaurante, bar y actividades como abservación de aves.

Pueden avistarse aves endémicas y casi endémicas de la región alto andina, donde se destacan varias especies de colibríes:  Aglaeactis cupripennis, Andigena hypoglauca, Chalcostigma herrani, Coeligena lutetiae, Eriocnemis derbyi y Myioborus ornatus.

Otra actividad que ofrece el hotel es el senderismo en medio de la exhuberante naturaleza que lo rodea, por  senderos donde se observa flora y fauna, se disfruta del paisaje de alta montaña y se cuenta con una hermosa panorámica de la ciudad de Manizales.

Scroll to Top