Las orquídeas son Paisaje Cultural Cafetero

La costumbre de adornar las casas con bellas plantas viene de tiempos ancestrales. Y fueron nuestros primeros campesinos quienes nos dejaron esta costumbre de viviendas alegres, coloridas, llenas de hermosos jardines, algo que llevamos en nuestra sangre y nos hace sentir orgullosos de nuestra cultura. Admirar, amar, cuidar, cultivar plantas es algo que nos han enseñado nuestros abuelos; de alguna forma siempre hemos estado rodeados de orquídeas y ellas son parte de nuestro paisaje y nuestro diario vivir, tal vez sin percibirlo.

Los antepasados nuestros fueron identificando las plantas de acuerdo con su imaginación, vieron en ellas su forma, color, olor, texturas y tamaño y de ahí nacieron los nombres populares o vulgares como hoy las conocemos: Torito, Cuna de venus, Zapatico, Lirio de monte, Flor de mayo, San Juan, Cucarrón, Mariposa, Abejita, Pensamiento, Cebolleta, etc. Nombres que son tan válidos como los asignados por los taxónomos en latín o griego, lenguas que generalmente se usan para su identificación científica.

Las orquídeas están presentes en casi todos los ecosistemas del planeta, excepto en regiones con nieves perpetuas o en ambientes extremadamente desérticos. Estas exóticas y singulares flores hacen que la familia de las orquídeas sean objeto de gran admiración por los aficionados y para todos aquellos que visitan nuestro país.

Flor emblema de Colombia

En 1936, la Academia Colombiana de Historia conceptuó que la orquídea “Cattleya trianae” (Flor de mayo o Lirio de mayo), debería ser acogida como la flor emblemática nacional. Su nombre se adoptó como homenaje a William Cattley (1788-1835), y al naturalista colombiano José Jerónimo Triana Silva (1828-1890), curiosamente no existe norma o acto administrativo que la haya nombrado como tal, pero así ha sido aceptada social y culturalmente. En el año 2010 se declaró el año de las orquídeas como homenaje el bicentenario de la independencia de la Republica de Colombia.

Colombia el país de mayor riqueza

Con 4.270 especies registradas, Colombia se sitúa como el país con mayor diversidad de orquídeas, de las cuales 1.572 son endémicas (únicas). La ubicación de Colombia en la zona ecuatorial y el amplio margen de climas y altitudes, proporcionan las condiciones ideales para su crecimiento.

El eje cafetero no es ajeno a esta diversidad. La región andina cuenta con todas las ventajas agro-climatológicas para su cuidado y propagación. En nuestros bosques encontramos una amplia variedad, patrimonio de enorme importancia y que desde las regiones debemos guardar y proteger, pues somos responsables directos de su supervivencia o de su desaparición. Muchas especies de orquídeas se encuentran amenazadas de extinción por la destrucción de los ecosistemas naturales.

De acuerdo con la temperatura, las orquídeas se pueden dividir en tres categorías: 1) Especies de clima frío como aquellas de los géneros Miltoniopsis, Odontoglossum, Epidendrum, Masdevalia 2) Especies de clima templado como las Cattleyas, Anguloas, Maxillarias  3) Especies de clima cálido como las especies de los géneros Brassavola, Oncidium, Catasetineas, etc.

De acuerdo con el Plan para el Estudio y la Conservación de las Orquídeas de Colombia, la Región Andina es la zona que cuenta con el mayor número de orquídeas, 2.542 especies, en segundo lugar, se encuentra el Pacífico Colombiano con 533 especies y los Llanos Orientales, 143 especies.

Otras orquídeas emblemáticas

En julio de 2007 se declaró como flor emblema de Caldas la Miltoniopsis vexillaria “Josefina o Pensamiento”; se dice que su nombre popular nació como recuerdo de Josefina la esposa de Napoleón, quien vestía siempre con lujos y derroche, ya que en el centro de la flor aparece como una figura de una elegante dama vestida a la usanza de la época. A su vez la flor emblema de Manizales es el Anthurium caramantae “Anturio negro”.

Risaralda tiene su emblema con la Catleya quadricolor; orquídea que toma su nombre debido a su labelo de cuatro colores (amarillo, violeta, rosa, blanco).

El Bosque de Orquídeas y a Asociación Caldense de Orquideología

En el año 2003 la Asociación Caldense de Orquideología inició la tarea de crear el “Bosque de las Orquídeas”, en el Recinto del Pensamiento, pionero en el país. Se trata de un espacio poblado de estas plantas para ser observadas en su hábitat natural. Los senderos permiten disfrutarlas en todo el recorrido.

La Asociación ofrece en su sede, muy cerca del Bosque, cursos que buscan divulgar el estudio y conocimiento de la especie, las técnicas de su cultivo, manejo y reproducción. Todo esto Gracias a la buena acogida por parte del Comité Departamental de Cafeteros de Caldas.

La asociación del Quindío no es ajena a estos proyectos de ciudad. Así crearon en el año 2017, en el Parque de la Vida de la ciudad de Armenia, el sendero de orquídeas “Esperanza Mejía”, un espacio para disfrutar de estas plantas en sus hospederos naturales.

“Dios los cría y ellos se juntan”

Así empezaron las asociaciones de los diferentes departamentos de nuestro país. Los amantes de estas plantas se reunieron como un grupo de amigos hasta conformarse como asociaciones.

La primera en constituirse fue la Sociedad Colombiana de Orquideología de Antioquia en 1964; en 1982 fue fundada la Asociación Risaraldense de Orquideología; en 1986 la asociación Caldense de Orquideología y en el 2009 la Asociación Quindiana de Orquideología. Estas entidades, sin ánimo de lucro, tienen el objetivo de promover el estudio, investigación, cultivo y conservación de las orquídeas; organizar exposiciones y asistir a otras que se realicen en el país o en el exterior.

Es así como en Caldas realiza el Festival Orquídeas Café y Arte a finales del mes de febrero, Quindío en el mes de junio y Risaralda florece en agosto con el Festival de la Catleya Quadricolor.

En la zona central cafetera se ha formado una alianza estratégica para desarrollar programas de educación virtual entre las asociaciones de Caldas, Risaralda, Quindío y Tolima. Se trata de fortalecer y fomentar la afición por las orquídeas mediante eventos como cursos, exposiciones, y conversatorios.

Diego G. Aristizabal J. – Orquideólogo –  Asociación Caldense de Orquideología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top