Marulanda y la belleza de vivir entre bosques de niebla

Fotos: John David Lenis C.

Entre imponentes montañas de distintos tonos de verde se encuentra la tierra de Marulanda, Caldas, un pueblo que se extiende sobre el bosque de niebla con un encanto natural. Este municipio guarda entre sus senderos los secretos de la Palma de Cera en el bosque nativo, de los dulces típicos y del ingenio de los artesanos que trabajan la lana de oveja. Gracias a estos ingredientes tan atractivos, Marulanda fue reconocido como uno de los Pueblos que Enamoran de nuestro país.

Un encanto entre la naturaleza y la tradición caldense

En la cima de unas ondulantes montañas en el Alto Oriente del departamento se construyó un pueblo de tapia y bahareque que fue llamado Marulanda en honor al general antioqueño Cosme Marulanda. En términos geográficos se ubica cerca a los municipios de Salamina, Pensilvania, Manizales y Herveo (Tolima). Es una tierra en la que resaltan la belleza de sus paisajes naturales y la tranquilidad de sus habitantes.

El pueblo está rodeado por un paisaje de bosque de niebla que alberga múltiples especies de flora entre las cuales se encuentran árboles como el roble, el nogal, el yarumo, las acacias y los sietecueros. En cuanto a la fauna, en el extenso verde de sus bosques se encuentran el puma, el león, el oso de anteojos, los búhos, guatines y mirlas. Allí se ubica la reserva forestal central que comprende los corredores biológicos de los bosques de Rioblanco y el Páramo.

Además, en esta zona se localiza el Bosque de la Palma de Cera y el nacimiento del río Guarinó que, junto a otras 58 fuentes de agua, le da vida a toda la región. Marulanda también tiene atractivos para los turistas más aventureros, se trata de la Cueva de María La Parda y las Cuevas de Bermúdez, lugares para explorar que resguardan varios mitos y leyendas que hacen parte de la tradición oral caldense.

La economía local se basa principalmente en la agricultura con los cultivos de papa, mora, maíz, frijol y hortalizas. Por otro lado, la ganadería y la ovinocultura también soportan la economía del lugar gracias a la venta de leche, queso, arequipe, panelitas y las ruanas, cobijas, fundas y mantas realizadas con lana de oveja. Los visitantes pueden conocer los rebaños de ovejas y acercarse al proceso de esquilado, también podrán asistir al Festival de la Lana, la Papa, la Leche y la Arriería que se realiza en Marulanda cada dos noviembres.

La arquitectura marulandeña se destaca por su estilo tradicional de finales del siglo XIX y principios del siglo XX con materiales de construcción como el bahareque, el barro embutido, la tabla parada y la teja de barro. Sus construcciones cuentan con elementos típicos como los amplios corredores, balcones, contraportones y chambranas. Uno de los atractivos del municipio es visitar la Calle de Atrás, calle con gran homogeneidad arquitectónica que tiene una gran importancia para el comercio local.

Marulanda enamora con arte y color

Como una de las acciones para impulsar el comercio y el turismo en Marulanda se desarrolló la actividad Pueblos que enamoran con arte y color, mediante la cual se realizó un mejoramiento de 44 fachadas en tres calles del municipio en las que se acentúa el comercio local. Las viviendas que gozaron de esta transformación cuentan con la arquitectura colonial hecha con técnicas de tabla parada, tapia y bahareque. Para esto, la fundación Pintuco y Fontur aportaron los materiales y la comunidad se organizó con gran sentido de pertenencia y amor por Marulanda para aportar la mano de obra y embellecer su pueblo. Este es sólo el inicio de grandes cambios y futuros proyectos que buscan potenciar el turismo en este fascinante territorio.

¿Qué son los Pueblos que Enamoran?

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y FONTUR Colombia seleccionaron 25 municipios de 21 departamentos teniendo en cuenta sus festividades propias, los productos artesanales que crean, la gastronomía típica, los atractivos naturales y la armonía arquitectónica con los que cuenta cada pueblo. Entre los requisitos para ser seleccionados resaltan tener una población menor a 50.000 habitantes, no ser capital departamental, ni contar con la distinción de Pueblo Patrimonio.

Esta es una iniciativa que busca visibilizar destinos turísticos que cuentan con atractivos naturales y culturales únicos, pero que tradicionalmente no han tenido suficiente reconocimiento. De esta forma, con Pueblos que Enamoran se crea una red de pueblos con gran potencialidad en materia de promoción, competitividad e infraestructura turística que se alinean con los ejes de desarrollo económico sostenible e impulsan el crecimiento de la economía en estos territorios.

Entre los municipios escogidos en la primera convocatoria del proyecto se encuentran Filandia (Quindío), Marsella (Risaralda), entre otros. Estos serán beneficiados con un fortalecimiento del turismo en su localidad, mediante el cual se generará empleo, se reforzará la infraestructura turística y se apoyará el crecimiento comercial. También se realizarán actividades para la preservación de la cultura y las tradiciones del municipio; y se creará y posicionará una imagen del pueblo como destino turístico con atractivos únicos para animar a visitantes nacionales y extranjeros a conocer cada uno de estos sitios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top