PTAR Los Cámbulos, una obra que le dará vida al agua de la región

Las aguas residuales son cualquier tipo de agua que provienen de las descargas domésticas, industriales, comerciales, de servicios, agropecuarios, incluyendo fraccionamientos o la mezcla de ellas.

Las plantas de tratamiento de aguas residuales, es decir, el conjunto de obras, instalaciones y procesos para tratar ese tipo de aguas, son vitales para, entre otras cosas, utilizar el agua tratada en agricultura y ganadería, erradicar algunos virus y bacterias, eliminar malos olores, y lógicamente, conservar el agua y cuidar el medio ambiente.

Proteger, transformar, actuar y recuperar

PTAR: es la sigla para Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, pero también para Protege, Transforma, Actúa y Recupera. Cualquiera de las dos está bien, teniendo en cuenta que, con esta obra, lo que se pretende es contribuir a la descontaminación de la cuenca del Río Chinchiná, uno de los más contaminados del país e incrementar el uso sostenible de los servicios de alcantarillado.

Si vamos más allá, esta obra, que tiene una inversión de $147 mil millones, permite que Manizales le siga apostando al alcance de las metas mundiales de desarrollo sostenible, específicamente al ODS 6: Agua Limpia y Saneamiento. Más del 40% de la población mundial se ve afectada por la escasez de agua; esta cifra seguirá aumentando debido al incremento de las temperaturas globales, a causa del cambio climático.

Según las Naciones Unidas, a 2030 se tiene como meta mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación, eliminando el vertimiento y minimizando la emisión de productos químicos y materiales peligrosos; se trata de una meta muy ambiciosa que solo se logrará a través de proyectos e iniciativas que puedan atacar el problema de raíz.

En el caso de la PTAR Los Cámbulos, uno de sus principales beneficios será la reducción de la contaminación ambiental, así como el suministro de agua de mejor calidad para los ciudadanos. Esta obra también potenciará el desarrollo económico, generará empleos directos e indirectos para su construcción y operación, y promoverá el turismo y sus actividades relacionadas, entre otros.

¿Para qué una PTAR?

Para el caso de Manizales, la PTAR Los Cámbulos tratará el 100% de las aguas residuales del distrito sanitario sur de la ciudad, incluyendo el 85% de las aguas residuales domésticas de la zona industrial que se vierten en la quebrada Manizales.

Esta PTAR contempla la posibilidad de ampliar a futuro su capacidad para acoger el 100% de las aguas residuales de Manizales, incluyendo las del distrito norte (quebrada Olivares), el 100% de las aguas de Villamaría y el 100% del sector industrial.

Una apuesta necesaria para la región

La Planta de Tratamiento Los Cámbulos fue incluida en el programa de protección ambiental municipal en el área de saneamiento, priorizado dentro del programa del Gobierno Nacional SAVER (Saneamiento de Vertimientos). Estos programas tienen como fin contribuir al tratamiento de aguas residuales de los municipios a través de la descontaminación de las cuencas de los ríos, en este caso, del río Chinchiná.

Es por todo lo anterior que una obra como la PTAR es completamente estratégica para Manizales y Villamaría, pues sus aportes en términos ambientales, económicos y sociales son innegables. La descontaminación de la cuenca del río Chinchiná tendrá grandes efectos en la calidad ambiental de la región, le dará ventajas competitivas y económicas, y potenciará el turismo y negocios relacionados con él.

El río Chinchiná

El nacimiento de este río se da a los 3.600 msnm en la Laguna Negra, que se encuentra dentro del Parque Nacional Natural Los Nevados. Sus aguas recorren varios municipios caldenses como Manizales, Villamaría, Neira, Palestina, y por supuesto, Chinchiná; hasta llegar al río Cauca (el segundo más importante de Colombia), en donde desemboca.

En el recorrido de este afluente se puede encontrar un sinnúmero de especies de fauna y de flora. El árbol siete cueros, el yarumo, el balso blanco, el guayacán y el arboloco, son algunas de ellas. En cuanto a la fauna, es el hogar de diferentes tipos de serpientes como la serpiente cazadora de sangre, la víbora de pestañas y la serpiente caracolera. Tigrillos, pumas, marsupiales, colibríes y barranquillos, son otros de los animales que habitan los sectores por los que atraviesa el río.

PTAR, turismo y aves

Para la Corporación Cuenca Río Chinchiná – Vivo Cuenca, el turismo debe ser una alternativa de reconversión de los usos. Según la opinión de esta corporación, el turismo es una buena manera de generar ingresos para estas zonas donde se busca la transformación, pues no solamente es solicitarles a los propietarios y habitantes de la cuenca del río que cuiden los recursos naturales y que hagan un mejor uso de ellos, sino también ofrecerles alternativas adicionales para lograrlo. Según Vivo Cuenca “con una buena plataforma de servicios turísticos, sin perder la ruralidad, se pueden atraer visitantes que generen ingresos para esas fincas y así garantizar una transformación en los usos del suelo que nos beneficie a todos”.

La cuenca del Río Chinchiná es un espacio idóneo para el avistamiento de aves ya que es destino de variedad de especies de especies migratorias como las reinitas, los atrapamoscas y los playeros. La Corporación Vivo Cuenca realiza allí identificación, muestreo y censos participativos, para tener claridad sobre estas. Como resultado, se han registrado 30 especies de aves migratorias en la cuenca del río, 11 de ellas son las llamadas reinitas.

Lamentablemente las poblaciones de reinitas migratorias en la cuenca del Río Chinchiná han ido disminuyendo con los años, razón por la cual, para promover la protección, la conservación y el cuidado de las aves, Vivo Cuenca realiza con la comunidad aledaña, actividades de sensibilización y educación, esto sumado a la conformación de grupos de observadores de aves, de todas las edades.

En resumen

  • La PTAR mejorará los ecosistemas del sector
  • La mitad de las aguas residuales de la capital de Caldas llegarán tratadas al río
  • Se recuperarán gran parte del paisaje caldense, muy atractivo para el turismo en la región del Eje Cafetero.
  • Se generarán empleos directos e indirectos con la construcción de esta obra
  • La obra ya se encuentra en ejecución

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top