Parque Los Nevados: nuestro orgullo ecoturístico

Foto: archivo PNNN-Julián Buitrago,

Foto: Julián Buitrago- archivo PNNN

En la cima Paisaje Cultural Cafetero, incluido en la lista de Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, se erige el Parque Nacional Natural de los Nevados, reserva natural reconocida en todo el mundo por su capacidad de  irrigar riqueza e irradiar hermosos paisajes al corazón de Colombia, región emblemática donde se produce el mejor café del país gracias a las tierras volcánicas que conforman su territorio.

Un poco de historia en palabras del Maestro Albeiro Valencia Llano: “Parece que los indígenas denominaron toda la cumbre nevada con el nombre de Cumanday o Camunday (banco hermoso); también lo llamaron Tama, que significa Padre Mayor o Grande. El primer cronista en hablar del Nevado fue Pedro Cieza de León quien había visto las fumarolas desde Cartago (Cartago-viejo, sitio donde hoy está situada la ciudad de Pereira). En el siglo XVI el volcán y nevado del Ruiz se llamaba “Sierra Nevada de Cartago” y hasta 1593 varios autores decían que el volcán estaba completamente inactivo pero cubierto de nieve.

AREA RESGUARDADA

El Parque Nacional Natural de los Nevados es una de las 59 áreas protegidas de Parques Nacionales de Colombia situado en la Cordillera Central región andina,  conocido por sus volcanes nevados, glaciares, lagos, ríos y bosques, con una extensión de 583 kilómetros cuadrados, un eje articulador de conectividad biológica.

En sus espléndidas cumbres y parajes, esta área resguardada con el fin de contribuir a la conservación de ecosistemas fundamentales para el equilibrio global, alberga una riqueza natural motivo de admiración de propios y visitantes, de importancia vital para Colombia por sus valores de carácter científico, educativo, económico, turístico y ambiental.

El PNNN está conformado por el Nevado del Ruíz (con sus cráteres La Olleta y La Piraña), Nevado de Santa Isabel y Nevado del Tolima, y los Paramillos del Cisne, Santa Rosa y Quindío. Está situado en los departamentos de Caldas, Risaralda, Quindío y Tolima, y su superficie repartida entre los municipios de Manizales, Villamaría, Santa Rosa de Cabal, Pereira, Salento, Villahermosa, Anzoátegui, Santa Isabel, Murillo, Ibagué y Casabianca.

PATRIMONIO HÍDRICO DEL PAÍS

En sus picos nevados y sus páramos nacen un gran número de quebradas y afluentes como Chinchiná, Campoalegre, Otún, Quindío, Gualí, Frío,  Coello, Lagunillas, Recio, Totare, Combeima que alimentan los acueductos de ciudades, pueblos, veredas y campos del centro del país y  nutren las cuencas de los ríos que recorren la geografía colombiana: el Magdalena y el Cauca

Pantanos y lagunas complementan este patrimonio hídrico de inmenso potencial ecoturístico: Laguna Verde, Laguna del Encanto, Laguna Negra, Laguna de Los Patos, Alfómbrales, Lagunas de Mosul, Laguna Alta, Laguna La Leona, Pantanos del Quindío, Laguna del Otún. Lo mismo puede decirse de las aguas termales con todas sus cualidades recreativas, medicinales y estéticas, servicios que ofrecen establecimientos especializados localizados en diferentes sitios del Parque.

RIQUEZA DE FLORA Y FAUNA

La exuberancia de esta geografía labrada por volcanes y glaciales, se recrea también en su flora y fauna: aves como el colibrí de páramo, la mirla negra, tres especies de pavas y la perdiz de monte, tángaras, quetzales y el majestuoso cóndor de los andes. Entre los mamíferos se destacan chivos, cusumbos,  osos de anteojos, dantas de páramo, ardillas enanas, comadreja y armadillos, además de varias especies de sapos y ranas. La imponencia de la palma de cera, árbol nacional de Colombia,  corteja la rica vegetación paramuna compuesta por frailejones, musgos, líquenes, algas de colores girasoles y algunas orquídeas que se adaptan a grandes alturas y adornan los horizontes de los nevados. En suelos tan rocosos es común encontrar abundantes depósitos de piedra pómez.

NATURALEZA QUE PRIVILEGIA EL ECOTURISMO

Un compendio de naturaleza en todo su esplendor para disfrutar de actividades como el avistamiento de aves, senderismo, ciclomontañismo, escalada en hielo y en roca y, sobre todo, un lugar para desconectarse del mundo y embelesarse con sus inconmensurables paisajes.

El ingreso al parque desde Manizales se realiza por la zona del Páramo de Letras, vía que conduce a la ciudad de Bogotá. Se llega al sector de Brisas desde donde es posible iniciar un recorrido por el interior del área natural.

A los 5 kilómetros a 4.400 msnm se encuentra el sitio conocido como Valle de las Tumbas, lugar hasta el cual está permitido actualmente el ingreso de visitantes, debido a que el volcán Nevado del Ruiz se encuentra activo en nivel amarillo que significa riesgo III, condición que mantiene monitoreada las 24 horas del día el Observatorio Vulcanológico y Sismológico Manizales.

En este recorrido es posible hacer observación de la vida silvestre, senderismo con guía especializado, actividades pedagógicas, sensibilización ambiental y captura de excelentes fotografías de la flora y fauna de alta montaña.

El parque tiene autorizadas otras zonas para la realización de actividades ecoturísticas, tales como el sector Potosí al que se puede acceder por la ruta Manizales – Villamaría o desde Santa Rosa de Cabal y distrutar de aguas termales, vegetación de alta montaña y cuevas naturales.

Otro es el sector de El Cisne, al que se accede desde el municipio de Villamaría para llegar al hostal y cabaña de alta montaña El Cisne y recorrer el sendero de las Conejeras hasta llegar al borde glaciar del Nevado Santa Isabel.

Otro atractivo es la Laguna Otún, a la cual se ingresa desde Manizales por el sector La Telaraña o el sector La Cueva hasta la vereda Potosí en vehículo, para luego emprender una caminata de tres a cuatro horas hasta la Laguna del Otún. Otra forma de llegar es desde Pereira, donde un bus recorre las vías rurales del Cedral, La Florida y La Suiza y después se emprende una caminata de 10 horas, pasando por La Pastora, la reserva Ucumarí,  la vereda El Bosque, hasta llegar a la laguna.

El sector Laguna del Encanto se puede visitar saliendo desde Salento – Quindío hacia el Valle del Cocora, pasando por Estrella de Agua, las fincas La Primavera y Aquilino para acceder al paisaje maravilloso que ofrece la Laguna del Encanto, los valles lunares de El Placer y los termales Cañón. Desde la ciudad de Ibagué, se puede llegar en vehículo hasta Juntas, Alto de Nieves e ingresar al parque  en inmediaciones a la finca Mesetas, se continúa caminando, para luego acceder al majestuoso Nevado del Tolima.

CÓMO LLEGAR

Turistas, investigadores, deportistas y visitantes en general pueden acceder a la variada oferta ecosistémica que ofrece el Parque Nacional Natural de los Nevados, por varias rutas, a saber:

Por Caldas: desde Manizales por la vía a Bogotá, a 14 kms. del Parador Turístico La Esperanza, hacia la izquierda se encuentra el cruce hacia Murillo (Tolima), y a la derecha la carretera que conduce al Centro de Inducción Brisas. Por este sector, se puede  acceder 5 kms. hasta el sector Valle de las Tumbas.

Por Risaralda: desde Pereira toma la ruta La Florida – La Suiza – El Cedral, durante 26 kms. Allí inicia el camino de herradura a la Laguna del Otún, y luego hasta el Nevado de Santa Isabel. También se puede llegar desde Santa Rosa de Cabal por la vía que pasa por la Reserva Termal San Vicente, hasta el sector de Potosí.

Por Quindío: desde Armenia a Salento, y luego al Valle de Cocora durante 25 kms., para iniciar el ascenso a pie (9 a 10 horas) hasta el sector La Primavera y Páramo de Romeral. Desde allí se puede acceder al Nevado del Tolima y termales Cañón, o hacia la vereda el Bosque (municipio de Pereira), Laguna del Otún, y Nevado de Santa Isabel.

Por Tolima: desde Ibagué por la ruta Cañón del Combeima durante 47 kms. hasta Juntas, donde llegan los vehículos para iniciar el sendero de diez horas a pie hasta Termales Cañón y el Nevado del Tolima. También se puede ingresar por Anzoátegui (a 32 km. por la vía desde Ibagué).

ALGUNAS RECOMENDACIONES

El Parque Nacional Natural Los Nevados comprende múltiples ecosistemas que contribuyen a la biodiversidad de nuestro país, además de la oferta hídrica para comunidades del Eje Cafetero y el valle del río Magdalena. Por estas razones se debe de tener en el momento de la visita:

  • Respetar la fauna y la flora, no extraer rocas o plantas ni arrojar basuras que tardan en descomponerse.
  • Hay zonas demasiado sensibles, catalogadas como intangibles, que con tan solo pisarlas se compactan y se destruyen, por eso hay que ir por los senderos permitidos y las vías autorizadas.
  • No ingresar plásticos de un solo uso como botellas, pitillos, y platos desechables, reemplazalos por elementos reutilizables y biodegradables.
  • Respetar el silencio de la naturaleza
  • Está prohibido dejar ningún residuo o huella de la visita. Lo que se ingresa se regresa con el visitante
  • El Parque Los Nevados es un patrimonio del país, es responsabilidad de todos protegerlo”, apuntó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top