Salamina: 196 años de brillo

Fotos: Fernando Uribe Cataño

Hoy 8 de junio se celebra el cumpleaños número 196 de Salamina, uno de los municipios más antiguos de Caldas. El pueblo salamineño festeja su cultura paisa y la pujanza de esta tierra.

Desde Destino Caldas conmemoramos esta fecha resaltando los atributos naturales, arquitectónicos, históricos y artísticos que componen la identidad de Salamina y enmarcan la importancia de Salamina para el departamento.

Salamina se encuentra localizada al norte de Caldas, tiene una altura de 1822 m.s.n.m. y cuenta con una temperatura promedio de 19 °C. Este municipio ubicado a 75 km de Manizales se extiende desde las riberas del río Cauca, pasando por montañas de clima medio y frío, hasta los páramos en las cumbres de la cordillera central. Además, está atravesado por algunos ríos como Armas, San Félix y San Lorenzo, y distintas quebradas entre las que se encuentran La Calera y Guayaquil.

Ciudad madre de los pueblos

La fundación del municipio fue llevada a cabo el 8 de junio de 1825 por un grupo de colonos antioqueños. Este territorio fue la puerta de entrada de la colonización antioqueña en el siglo XIX hacia el resto del departamento. Desde allí salieron los fundadores de Filadelfia, Neira, Santa Rosa de Cabal, Manizales, Aránzazu, Pensilvania, La Merced, entre otros. A esto se debe que a Salamina se le llame ciudad madre de los pueblos, puesto que fue un punto esencial para el desarrollo y la efectividad de la colonización antioqueña.

Arquitectura, entre el color y la tradición

Salamina fue declarada Bien de Interes Cultural de la Nación en el año 2005 debido al valor patrimonial que tiene la arquitectura del municipio. Esta característica heredada de la colonización antioqueña se encuentra representada en casas solariegas con paredes de bahareque y tapia pisada, cubiertas de teja de barro y puertas, con balcones y chambranas en madera tallada con diseños de animales, dioses y flores.

El interior de las casas es reconocido por contar con un patio central, corredores y chambranas que le dan un aire de frescura al lugar. Estos elementos suelen ir adornados con coloridas flores y helechos que llenan de vida los hogares.

Las edificaciones del Centro Histórico y la calle real reflejan el valor artístico, estético, histórico y cultural del municipio. La Plaza de Bolívar de Salamina, Caldas, es uno de los lugares más importantes para sus habitantes, ya que allí transcurren distintas actividades sociales, comerciales y festivas. Allí se encuentra ubicada la Basílica de la Inmaculada Concepción, uno de los íconos más representativos del municipio. Esta es una obra de estilo románico que se ha mantenido siempre de color blanco. Entre sus atributos se destaca su arquitectura en una sola nave, es decir, no tiene columnas interiores, también posee monumentales vitrales y reconocidas obras de arte religioso.

Salamina entera es un museo del trabajo del maestro ebanista Eliseo Tangarife, un artesano con un talento especial para tallar detalles en los portones, contraportones, ventanas, balcones de madera y portalones de comedores. Entre los tallados más representativos de este histórico personaje se encuentran figuras de animales, flores y frutas.

Una apuesta por el turismo rural y de naturaleza

Salamina fue declarada Monumento Nacional, además es uno de los municipios pertenecientes al Paisaje Cultural Cafetero y en el 2012 fue nombrado por el Ministerio de Turismo como uno de los 18 pueblos patrimonio de Colombia. Estos reconocimientos han impulsado el turismo en Salamina de forma exitosa para reconocer y valorar el patrimonio del lugar.

El sector turístico ha visto en el turismo rural y el turismo de naturaleza la oportunidad de potenciar a Salamina desde sus espacios naturales, los recorridos históricos por las calles angostas y coloridas que aún conserva el municipio, además de emprender nuevas opciones turísticas en sus corregimientos.

Tal es el caso del Valle de Samaria, en San Félix, un páramo ubicado a a 22 km de Salamina en el que se encuentra la Reserva Forestal Central. Allí se encuentra el emblemático bosque de palma de cera, una zona de conservación en la que se protege el árbol insignia de Colombia. La palma de cera puede alcanzar hasta 60 metros de altura y es el hábitat del loro orejiamarillo, especie en peligro de extinción.

Ciudad luz, la chispa de los inicios

Seguramente has escuchado que a Salamina se le conoce como Ciudad Luz, esto se debe a que es la cuna de grandes intelectuales, poetas y artistas que han dejado en alto el nombre del municipio con su talento y su legado.

La música, literatura y las ciencias sociales de Caldas han recibido grandes contribuciones de destacados personajes como la poeta Agripina Montes del Valle, el historiador Juan Bautista Lopez, el escritor Rodrigo Jiménez Mejía y el poeta Fernando Mejía Mejía. La vena musical también la tienen los más jóvenes, uno de los atributos culturales de Salamina es la banda de la Institución Educativa Pío XII Salamina, la cual ha representado a Caldas en el Concurso Nacional de Bandas de Música en distintas ocasiones.

De igual forma, la exaltación de la luz está presente en una de sus fiestas más típicas: la Noche del Fuego, un acontecimiento en el que cada 7 de diciembre el cielo se viste de fuegos artificiales y los faroles decoran los calles y balcones del municipio en honor a su patrona La Inmaculada Concepción. Este año se celebrará la vigésima versión de esta festividad en la que se incluirá a la población rural y se contará con el apoyo del Ministerio de Cultura para el aniversario de sus 20 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top